Imagem capa - Viaje a cataratas en motocicleta II  por Mariano Sosa
Personal

Viaje a cataratas en motocicleta II

Ya el segundo día de nuestro viaje y muy contentos por haber logrado el primer objetivo de recorrer los primeros 600 km desde Córdoba a San Salvador, nos despertamos 7:30 para desayunar tranquilos y emprender nuestro viaje. Desayunaos y preparamos nuestro equipaje cargamos la moto y la dejamos calentando ya que laañana estaba bien fría. Aquí lo primero a tener en cuenta y que nosotros lo decimos y no lo cumplimos ja, el día de salida si cargamos combustible te consume demasiado tiempo ya que es como una parada más y cuando estás muy jugado para llegar a destino por el horario, lo mejor es tratar en lo posible de cargar cuando se cuando se llega el día anterior. Si bien el viaje esde placer y no para correr en la ruta, cuando se tiene un objetivo de llegada una parada promedio no baja de media hora mínimo.

Teníamos que recorrer 632 km para llegar a Posadas.

La ruta estuvo muy buena es casi toda de doble vía tomando la 18 hasta el cruce con la internacional 14. Está es la que hasta Pasó de los Libres van muchos camiones por lo qué hay que tener mucha precaución.

Empezamos a notar poco a poco el cansancio que se acumula en el viaje, que fue con mucho viento y eso cansa un poco más, así que las paradas técnicas empiezan a ser más periódicas, cada 80 km parábamos al menos en la banquina para estirar y si cada 130  km  argabamos combustible. Nos pasó dos veces (por no llevar el GPS) que paramos y a los 5 km estaba la parada de carga de combustible lo que se convertía en dos paradas que te consumen tiempo, eso porque nos manejamos con los km que nos tiraban los playeros en los pueblos anteriores, pero esas medidas eran estimadas así que bueno eso nos sucedió. Otra recomendación para eso llevar el GPS para saber exacto los km que restan para la próxima parada. 20 minutos en un objetivo ambicioso de 8 o 9 horas es llegar de noche a tu lugar porque estás justo a mitad de camino y los 20 minutos después de la caída del sol es justo la noche.

Llegamos a gobernador Virasoro como a las 18:00 horas y nos habíamos puesto que no viajábamos de noche por el riesgo que implica. Estábamos a 85 km de Posadas. Entre los dos nos pregunta nos si seguíamos o no ya que tendríamos que recorrer 50 km de noche en una ruta que no conocíamos, con camiones y de noche. También pusimos en la balanza que al día siguiente teníamos que recorrer 330 km y en el medio visitar las Ruinas de San Ignacio lo cual nos llevaría mucho tiempo, por lo que estar bien próximos a Iguazú era la mejor opción. Ambos estábamos bien no cansados así que la decisión de continuar la tomamos en conjunto. Esto es muy importante y que el riesgo y disfrute es de todo el equipo 2 o más así que es muy importante que se tomen decisiones en conjunto para el bien del equipo.

Tal como habíamos previsto llegamos a Posadas de noche sin grandes sobresaltos, solo una pequeña señal de la máquina, tercera integrante del equipo (no por menos importante) que en un momento empezó como a hacer falsas explosiones  y pensé que era una basura en el carburador, al rato continuo normal. Ya más adelante sabremos que era finalmente.

Ingresamos a Posadas normalmente y nos dirigimos al centro en búsqueda de un alojamiento, ya que viajamos sin ninguna reserva porque podían surgir cambios de planes en medio del camino. 

El hotel que encontramos era bastante lujoso y como ya era de noche, el cansancio apretaba y necesitábamos cenar, bañarnos y dormir no teníamos demasiado para dar vueltas, así que nos quedamos en ese Lugar, hotel Julio Cesar. 

Ya era hora de lubricar la cadena, lo que saque mi aerosol y ohh sorpresa no tenía más carga, gran error mío. A tener en cuenta esto que no viajemos con materiales que están vacíos y chequearlo antes de viajar, mala mía. Por suerte existe Google y estábamos en una capital así que al día siguiente en la esquina del hotel había un lubricentro que nos permitió comprar el aerosol y lubricarla. Nuevamente como el primer día como llegamos tarde no cargamos combustible y eso nos llevó una. Ir a perdida de tiempo. Y no solo eso, sino que dentro de Posadas el sol y la humedad hacían que el calor se sintiera así que estábamos buscando sombras y queriendo salir urgente a la ruta.

Paradas en ruta para estirar.

El lubricentro que nos ayudó a lubricar la cadena.

Posadas.